Oficial | Actualización : 13.02.18 . 17:24

ENCUENTRO - Joel y Ethan Coen: «Dejamos que nuestras películas vivan su propia vida»

Ethan et Joel Coen © Getty Images / Oleg Nikishin

Ethan et Joel Coen © Getty Images / Oleg Nikishin

Hace ya tres décadas que se divierten caricaturizando el mundo a través de héroes excéntricos que viven siempre al margen del sistema. De un género a otro, Joel y Ethan Coen han impuesto al cine su visión atípica de un día a día donde el humor, siempre mordaz, supone una bocanada de aire fresco. Desde Sangre fácil (1984) hasta A propósito de Llewyn Davis (2013), algunos de los rostros más famosos del cine de autor estadounidense han sido «devorados» por su cámara. Entrevista peculiar con el dúo más corrosivo del momento.

 

Hermanos Coen © Getty Images / Oleg Nikishin


¿En cuál de sus películas les habría gustado vivir?

Joel Coen: En ninguna… son tan… ¡amargas! Para ser sinero, nunca miramos nuestras películas una vez que están terminadas. Les dejamos vivir su propia vida. Así que no creo que mi hermano y yo estemos interesados por su universo. ¡Preferimos quedarnos en el nuestro!

¿Y si pudieran cambiar el final de alguna de ellas?
JC: No sé si recuerda el final de No es país para viejos (1997). El personaje de Tommy Lee Jones, el sheriff Bell, está sentado en la mesa, de espaldas a una ventana. Cuenta una vieja historia a su mujer. Es una toma bastante larga, con esa ventana situada en segundo plano. En un momento determinado, se nos ocurrió introducir, a mitad de su narración, la llegada de un coche que se detenía más allá de un campo, en la carretera. Alguien salía del lado del conductor y se acercaba a la casa. Era Anton Chigurh, el asesino psicópata interpretado por Javier Bardem, que volvía blandiendo su arma a presión.
Ethan Coen: Y la mujer de sheriff no le veía llegar porque estaba escuchando su historia totalmente aburrida. También escribimos otro final para esa película. En lugar de Tommy Lee Jones, era Cormac Mc Carthy, el autor de la novela en la que se inspira la película, quien contaba la historia frente a la cámara, vestido con perneras de cowboy de cuero. Una vez concluida la historia, se giraba, se alejaba y ¡descubríamos que no llevaba pantalones!
JC: Escribimos bastantes finales diferentes para No es país para viejos. ¡Pero tendrá que conformarse con el que escogimos!

 


¿Con cuál de sus personajes aceptarían con gusto irse de vacaciones?
JC: Probablemente con Billy Bob Thornton, que interpreta el papel de Ed Crane en El hombre que nunca estuvo allí (2001). ¡Tiene una gran capacidad para cerrar el pico! (Risas).
EC: No te molestará, eso seguro. Para mí, sería más bien con Steve Buscemi, que interpreta el papel de Donny en The Big Lebowski (1998). Es una persona con la que es fácil convivir.

¿Qué género cinematográfico describe mejor su día a día?
JC: ¡El western seguro que no!
EC: Ninguno se le parece, desde mi punto de vista. Para nosotros, el cine es una escapatoria a la vida real. Un tipo serio (2009) era más o menos una película sobre nuestra vida, pero tal y como era cuando éramos niños.

¿Con qué director les gustaría tomar una copa para arreglar el mundo?
EC: Yo diría Erich Von Stroheim [director de la época del cine mudo, NDLR]. Podría ser muy interesante. Además, su inglés era excelente. Aprovecharía simplemente para charlar con él, no necesariamente sobre cine. Hablaríamos de todo y de nada.

¿Qué banda sonora de cine se les ha quedado grabada hasta tal punto de darles ganas de asesinar a alguien?
JC: La respuesta clásica sería mencionar el tema de la cítara de El tercer hombre, de Carol Reed (1949). Una vez en la cabeza, se queda ahí y ya no te suelta nunca más.
EC: Sí, El tercer hombre es una buena respuesta. También está esa película en la que aparece David BowieFeliz Navidad, Mr Lawrence, de Nagisa Ōshima (Merry Christmas Mr Lawrence!, 1983). Esa banda original me rondó por la cabeza durante años.

 


 

¿Qué plano de cine ilustra mejor su dúo?
JC: Probablemente, a nuestra edad, sería un fundido a negro. ¡Nos hacemos mayores!


¿Qué inicio de película les parece una obra maestra?
EC: Me da vergüenzo darle una respuesta tan banal porque es la que daría cualquier cinéfilo: Érase una vez en el Oeste, de Sergio Leone (1968).

¿Quién ganaría un partido entre los 35 mm y el cine digital?
JC: El digital acabará ganando. De hecho, ya ha ganado la batalla. Yo creo que la cuestión es saber cuánto tiempo le queda a los 35 mm como una opción para el cineasta. Es importante tener la posibilidad de escoger.


Entrevista realizada por Benoit Pavan

(Agradecimientos a Sarah Combette-Molson)

 

Compartir el artículo

En profundidad

Oficial En salas el 23.05.15

ENCUENTRO - Joel y Ethan Coen: «Dejamos que nuestras películas vivan su propia vida»

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
Oficial23.05.15

ENCUENTRO - Joel y Ethan Coen: «Dejamos que nuestras películas vivan su propia vida»

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
.

.

.

12 : 06 : 34 : 57
del 14 al 25 de mayo, siga la 72a edición

en la web dedicada al evento del Festival de Cannes

Al navegar por nuestra página web,
se sobreentiende que acepta la instalación y el uso de cookies en su ordenador, principalmente con fines promocionales o publicitarios, en el marco de nuestra política de protección de su vida privada.