Cita | Actualización : 09.07.19 . 16:12

Cita con… Gary Oldman

Cita 19.05.2018 . 11:36

Cita con... Gary OLDMAN

En Competición en el Festival en 1997 con su propia película Nil by Mouth (Los golpes de la vida), presentó el mismo año Le Cinquième Élément (El quinto elemento) de Luc Besson como intérprete. Gary Oldman, gran artista británico con mil rostros en pantalla, se confesó con su amigo, productor y representante Douglas Urbanski en la clase magistral sobre sus cuarenta años de carrera. JFK (Oliver Stone,1991), Drácula de Bram Stoker (Francis Ford Coppola, 1992), Amor a quemarropa (Tony Scott, 1993), El profesional (Léon) (Luc Besson, 1994), Basquiat (Julian Schnabel, 1996), Batman Begins (Christopher Nolan, 2005), El topo (Thomas Alfredson, 2011), El instante más oscuro (Joe Wright, 2017) son algunos de los numerosos títulos de su filmografía...

El despertar cinematográfico. Gary Oldman habla sobre su vocación de actor.

Tenía unos 14 años. Era el estreno de Raging Moon de Bryan Forbes (1971). Vi la vulnerabilidad de Malcom McDowell en ese papel pero también sus ojos azules, inmensos y amenazadores. Pensé que esa era la combinación perfecta: la vulnerabilidad y la amenaza. Es como si la luz se hubiera encendido en la sala.

¿Cómo se convierte uno en actor?

Hay que pasar por una escuela de teatro, como yo hice. Estaba muy motivado, me aplicaba mucho, escribí muchas cartas. Mi formación duró tres años, las 24 horas del día, los siete días de la semana. Eso me enseñó disciplina. Lo absorbí todo como una esponja. Tuve que entrenar mi voz, aprender otros acentos. Cuando los actores jóvenes me piden consejo, les digo: «No seáis puntuales en los rodajes, ¡llegad antes!».

El teatro.

Comencé por el teatro. Para empezar interpreté seis meses seguidos con un grupo teatral que realizaba entre cinco y seis obras al mismo tiempo. Ensayábamos una obra durante el día, interpretábamos otra por la noche, no estoy seguro de si podría mantener ese ritmo hoy en día. Tuve una docena de directores de teatro e interpreté todo tipo de obras.

La gran pantalla.

Hacer cine era un sueño. La transición fue delicada pero creo que lo más difícil es pasar del cine al teatro, como Christian Slater. Nunca habría podido hacerlo sin haber pasado por una escuela. Y cuando se pasa de ganar 80 libras a la semana brutos a 35 000 por un papel en Sid and Nancy (Sid y Nancy, Alex Cox, 1986), mi segunda película, ¡uno ni se lo plantea! Me gustaba la música Motown, entonces tuve que escuchar mucho punk, consultar archivos, perder mucho peso… No me gusta mucho mi trabajo en esa película. Después de eso, intenté alternar una obra y una película, todavía era posible hacerlo, las agendas se cuadraban con mucha antelación en aquella época. Ahora te pueden llamar una semana antes del comienzo de un rodaje.

Preparación de los papeles.

Casi siempre comienzo por escuchar la voz. Cuando se interpreta a una persona que ha existido, un gran hombre como Churchill, por ejemplo, hay que mantenerse fiel a la memoria de esta persona, respetarla… Es una enorme responsabilidad... Se estudia el momento, la forma en que el personaje se mueve. Ensayamos durante seis meses con Mike Lee para desarrollar el personaje de Churchill. Nunca he tenido un coach, los británicos no tenemos de eso, sin duda porque se aprende en escuelas, algo que no sucede necesariamente en Los Ángeles.

JFK, 1991

Cuando vi esta película extraordinaria, me dije «Estoy dentro, es increíble». Entonces era otra época. Para preparar mi papel de Lee Harvey Oswald, Oliver Stone me dio billetes de avión para ir a Nueva Orleans y a Dallas a examinar localizaciones. Me dijo: «¡Busca información!», como si fuera un detective. Es increíble gozar de una confianza así. Oliver es un historiador. En Dallas, el lugar del atentado y sus alrededores estuvo a nuestra disposición durante tres semanas. Hoy sería inimaginable, se habría rodado en otro lugar, en Bulgaria, en Toronto... Y conocer a la hija de Oswald, a allegados, también fue alucinante.

Drácula de Bram Stoker, 1992

Coppola es un héroe para mí. Cuando me propuso Drácula, un papel en el que nunca habría pensado, me dije inmediatamente: si es Francis, lo haré. Trabajé con un cantante de ópera para trabajar mi voz. Y luego, ¿quién se resistiría a una frase como «He cruzado océanos para encontrarte»?

Beethoven, 1994

Toco el piano correctamente aunque no soy un genio. El director no quería que me doblaran, así que tuve que aprender seis o siete piezas. Me encadené a un Steinway durante siete semanas…

Dirección.

Me gusta que los actores me sorprendan. Me encanta su interpretación. Y desde siempre me ha gustado todo lo que tiene que ver con la técnica. En un determinado momento, la curva de la carrera se suaviza y hay que saber superar los desafíos. Los grandes papeles pueden espaciarse y se necesita motivación.

 

 

Redactado por Charlotte Pavard

Compartir el artículo

En profundidad

El mismo día

Cita En salas el 19.05.18

Cita con… Gary Oldman

En Competición en el Festival en 1997 con su propia película Nil by Mouth (Los golpes de la vida), presentó el mismo año Le Cinquième Élément (El quinto elemento) de Luc Besson como intérprete. Gary Oldman, gran artista británico con mil rostros en pantalla, se confesó con su amigo, productor y representante Douglas Urbanski en la clase magistral sobre sus cuarenta años de carrera. JFK (Oliver Stone,1991), Drácula de Bram Stoker (Francis Ford Coppola, 1992), Amor a quemarropa (Tony Scott, 1993), El profesional (Léon) (Luc Besson, 1994), Basquiat (Julian Schnabel, 1996), Batman Begins (Christopher Nolan, 2005), El topo (Thomas Alfredson, 2011), El instante más oscuro (Joe Wright, 2017) son algunos de los numerosos títulos de su filmografía...

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
Cita19.05.18

Cita con… Gary Oldman

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
.

.

.

12 : 06 : 34 : 57
del 14 al 25 de mayo, siga la 72a edición

en la web dedicada al evento del Festival de Cannes

Al navegar por nuestra página web,
se sobreentiende que acepta la instalación y el uso de cookies en su ordenador, principalmente con fines promocionales o publicitarios, en el marco de nuestra política de protección de su vida privada.