Oficial | Actualización : 13.02.18 . 11:46

5 X Favela, entrevista con Carlos Diegues: "En el cine, hacemos películas para conocernos unos a otros"

Foto de la película

Foto de la película

Invité à faire partie du Jury de la Cinéfondation et des courts métrages, le réalisateur brésilien Carlos Diegues présente aujourd’hui en Séance Spéciale le film choral 5 x Favela, por nos mesmos en tant que producteur. Manaíra Carneiro, Wagner Novais Luciano, Vidigal Cadu Barcellos et Luciana Bezerra, tous cinéastes issus des favelas y expriment leur voix, leur histoire, leurs sentiments. 5 X QUESTIONS A CARLOS DIEGUES

Invitado a formar parte del Jurado de la Cinéfondation y de los cortometrajes, el director brasileño Carlos Diegues presenta hoy en la Sesión Especial la película coral 5 x Favela por nos mesmos como productor. Manaíra Carneiro, Wagner Novais Luciano, Vidigal Cadu Barcellos y Luciana Bezerra, todos ellos cineastas procedentes de las favelas expresan en ella su vez, su historia y sus sentimientos.


5 X PREGUNTAS A CARLOS DIEGUES

En los años 60, participó en el nacimiento del Cinema Novo. Desde entonces, su compromiso con la cultura brasileña nunca ha decrecido. ¿Cómo se mantiene una pasión así con el paso del tiempo?
En el cine, hacemos películas para conocernos unos a otros, sino no valdría la pena. Conocer la cultura de mi país era algo evidente. No se trata de una pasión particular sino que pertenece a mi generación. 5 x Favela ha sido una forma de conocer esta evolución, esta generación que existe actualmente en la cultura y el cine brasileño. De vez en cuando, sufrimos crisis que permiten pensar que el cine brasileño puede desaparecer y, de repente, todo se reactiva. Ahora, vivimos un período repleto de diversidad. A principios de los años 90, comencé a impartir cursos en las favelas con ONG y, de repente, presencié la aparición y seguí a una nueva generación de cineastas que filmaban con móviles y cámaras mini DV. Ante su talento, me dije que era el momento de hacer un largometraje serio con ellos.

Durante los talleres que precedieron al rodaje, Nelson Pereira dos Santos, Ruy Guerra, Fernando Meirelles y Walter Salles acudieron para ofrecer clases magistrales de cine a los jóvenes talentos que había identificado. ¿Cómo los convenció?
Fue muy fácil. Vinieron con mucha pasión. Organizamos talleres técnicos para preparar a los jóvenes para hacer una película, todo tipo de talleres, distribución, script, montaje, fotografía… Todos vinieron: Ruy Guerra, Fernando Meirelles, Walter Salles… Todos aquellos que invitamos vinieron. Fue más difícil reunir el dinero para hacer la película que apelar a la generosidad de estas personas…

¿La búsqueda de fondos fue lo más difícil del proyecto?
Sí, era encontrar la forma de hacerlo. No quería producir una película alternativa porque para eso no me necesitan. La idea era ofrecerles los mismos medios de los que dispongo para mis propias películas, así que se trataba de un presupuesto medio de una producción  media. El problema es que nadie quería creer en el proyecto porque era una película hecha por cineastas de las favelas. Fue muy difícil, invertimos casi cuatro años en encontrar el dinero. 

Afirma que su película también debe servir para ofrecer otra imagen de las favelas a la que transmiten los medios de comunicación. Pero al leer las sinopsis, se habla de droga, de bandas de delincuentes, de secuestros…
Sí, pero no solo de eso. Es una película sobre el día a día de las favelas y es una búsqueda de identidad de tipo "esto es lo que somos y esto es lo que queremos ser" privada de estereotipos. Es imposible hacer una película en las favelas sin hablar de droga, de violencia, pero no es la característica principal de la película. Al ver la película, existe una especie de deseo, de pasión, por mostrar a los espectadores lo que son, no mentir, no quedarse en los estereotipos de las favelas. Y es increíble comprobar hasta qué punto en cada cortometraje está presente la luz, un horizonte, una esperanza y, sobre todo, una problemática casi dialéctica entre legalidad y moralidad. Cuando se vive una situación límite, cuando la legalidad se ve sobrepasada, no implica que la moralidad también lo sea… Todo esto sólo podía expresarse a través de personas de las favelas. Por supuesto, ya existen películas sobre las favelas pero por primera vez en la historia del cine brasileño, ellos se erigen en su propio portavoz.

Más que una película, 5x Favela ha sido un auténtico proyecto social. ¿Se trata de una nueva vía para el cine?
Sí, pero yo diría más bien que se trata ante todo de un proyecto artístico, cultural y cinematográfico que tiene consecuencias sociales. Porque también era una forma de encontrar un lugar en el mercado de trabajo para todo este equipo. La gran mayoría de aquellos que hicieron la película tiene trabajo actualmente. Pero el proyecto social es una consecuencia. En los talleres, lo repetía siempre como un mantra: no busquéis cumplidos porque sois pobres sino por la calidad de vuestro trabajo. No quiero que a la gente le guste la película porque los directores son pobres sino porque es una buena película y una película sincera.

5 x Favela se proyectará a las 17h en la sala 60e en presencia del equipo de la película.


Declaraciones recogidas por V.V.E.
 

Redactado por Vinca Van Eecke

Compartir el artículo
Oficial En salas el 18.05.10

5 X Favela, entrevista con Carlos Diegues: "En el cine, hacemos películas para conocernos unos a otros"

Invité à faire partie du Jury de la Cinéfondation et des courts métrages, le réalisateur brésilien Carlos Diegues présente aujourd’hui en Séance Spéciale le film choral 5 x Favela, por nos mesmos en tant que producteur. Manaíra Carneiro, Wagner Novais Luciano, Vidigal Cadu Barcellos et Luciana Bezerra, tous cinéastes issus des favelas y expriment leur voix, leur histoire, leurs sentiments. 5 X QUESTIONS A CARLOS DIEGUES

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
Oficial18.05.10

5 X Favela, entrevista con Carlos Diegues: "En el cine, hacemos películas para conocernos unos a otros"

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
.

.

.