Mi selección()

.

    Añadir a mi selección
    Jurado 28.05.17 . 15:30 Actualización :28.05.17 . 11:42

    Entrevista con Cristian Mungiu, presidente del jurado de los cortometrajes y de la Cinéfondation

    Cristian Mungiu, presidente del jurado de la Cinéfondation y de los cortometrajes

    Cristian Mungiu, presidente del jurado de la Cinéfondation y de los cortometrajes © Dominique Charriau / Getty Images

    Es de los pocos cineastas que ha logrado la proeza de alzarse con una Palme d’or ya con su segundo largometraje. Fue en 2007 por 4 meses, 3 semanas y 2 días. Una década y tres películas más tarde, incluido un premio al mejor guion por Más allá de las colinas en 2012 y un premio al mejor director por Los exámenes en 2016, Cristian Mungiu marcó el camino para toda una generación de jóvenes directores gracias a su capacidad para renovarse sin comprometerse. Presidente del jurado de los cortometrajes y de la Cinéfondation, evoca la etapa crucial de sus primeros pasos detrás de la cámara.

    ¿Qué importancia tiene los cortometrajes para usted?

    Ante todo, permiten a un joven director cometer todos los errores que nunca deberá repetir en el futuro. Es un ejercicio particular porque determinados temas no encajan con este formato. En principio, para que sea un éxito, un cortometraje debe captar un pequeño momento de una historia con originalidad. Los míos eran como largometrajes comprimidos. Ya sentía la necesidad de crear una estructura compleja, con muchas situaciones donde aparecían sorpresas. Mis cortometrajes me dieron la posibilidad de viajar, de entrar en contacto con otros directores y de conocer la opinión del público sobre mi trabajo.

     

    ¿Cómo preparan para un primer largometraje?

    El cortometraje ofrece la posibilidad de comprender la gestión de un plató de rodaje y de los actores, que en ocasiones son mayores que tú… ¡Todo esto siempre es un poco complicado al principio! Por mi parte, fue en este momento cuando percibí mi deseo de rodar a base de largos planos-secuencia. Un director no puede dominar las diferentes gamas de planos en su primer largometraje si no las ha dominado ya en un corto. Este formato también me permitió no tener que pasar por la televisión y acabar perdiéndome.

     

    ¿Cuáles son los errores que no se deben cometer durante una primera película?

    Siempre tenemos tendencia a querer mostrar que tenemos imaginación y que sabemos hacer las cosas mejor que los demás. Pero, en el cine, todo comienza de verdad cuando llegas a dirigir algo sencillo y que es un reflejo de ti mismo. Lo que es importante es hacer algo que sea un poco personal, que exprese tu personalidad. Por mi parte, dirigí una primera película demasiado compleja, donde mis influencias narrativas eran demasiado evidentes. El primer largometraje es la tarjeta de visita y muchas cosas dependen de él. Te coloca en una casilla del tablero de ajedrez del cine mundial.

     

    ¿Lo más difícil en una carrera en el cine es perdurar?

    Sin duda. Lo más sencillo es hacerte notar con tu primera película. Más teniendo en cuenta que muchos fondos apuestan por las primeras películas. Cuando comienzas, tus ideas son claras, sabes dónde quieres ir y tienes muchas ideas en la cabeza. Continuar es mucho más difícil... Pero todo es posible en el cine. Todo depende de tu capacidad para reinventarte a ti mismo y reinventar tu trabajo de arriba abajo pero sin perder tu estilo.

    «No es indispensable dirigir películas para que sean valoradas»

    ¿Qué importancia puede revestir la cinefilia en la elaboración de una primera película?

    Es importante ser cinéfilo pero, por mi parte, siempre he intentado observar ante todo la realidad, sin importar la etapa de mi carrera. La inspiración la encuentro en el mundo real. Encontrarla en el cine es erróneo porque el séptimo arte no deja de ser una interpretación de la realidad.

     

    ¿Es indispensable pasar por una escuela de cine?

    Creo que es una etapa importante en la carrera de un director pero todo depende de la industria en la cual uno comience. Formarme en una escuela fue una etapa importante para mí, sobre todo en la época en la que asistí, en los años 90. Rumanía posee una industria del cine muy regulada y sin un vínculo con esta escuela. me habría resultado difícil entrar en contacto con otras personas y darme a conocer. Treinta años más tarde, cuando cualquiera puede hacer una película con un teléfono, la situación es un poco diferente. Pero pasar por una escuela te permite adquirir una estructura y presentarte en el entorno cinematográfico.

     

    ¿Cómo se hace para no fallar con la segunda película?

    Creo que no existe una receta universal. El paso en falso puede producirse en cualquier momento de una carrera. Por otro lado, ¿tan grave es equivocarse? Lo que es importante es ser honesto con uno mismo y con tus capacidades. En el cine, es fácil manipular al espectador y por eso siempre hay que intentar ser humilde. Equivocarse con una película solo es posible si está limitada por objetivos. Hacer una película que no tenga el éxito esperado no es tan grave. No es indispensable dirigir películas para que sean valoradas.

    Escrito por Benoit Pavan
    Jurado 28.05.17

    Entrevista con Cristian Mungiu, presidente del jurado de los cortometrajes y de la Cinéfondation

    Es de los pocos cineastas que ha logrado la proeza de alzarse con una Palme d’or ya con su segundo largometraje. Fue en 2007 por 4 meses, 3 semanas y 2 días. Una década y tres películas más tarde, incluido un premio al mejor guion por Más allá de las colinas en 2012 y un premio al mejor director por Los exámenes en 2016, Cristian Mungiu marcó el camino para toda una generación de jóvenes directores gracias a su capacidad para renovarse sin comprometerse. Presidente del jurado de los cortometrajes y de la Cinéfondation, evoca la etapa crucial de sus primeros pasos detrás de la cámara.

    Separar las direcciones con comas * *Campos obligatorios

    En conformidad con la ley francesa n° 78-17 del 6 de enero de 1978 modificada relativa a la informática, los archivos y la libertad, los internautas tienen derecho de oposición (art. 38 de la ley), de acceso (art. 39 de la ley), de rectificación y de eliminación (art. 40 de la ley) de los datos que les conciernen. Para ejercer estos derechos, el internauta debe dirigirse a: Dirección jurídica OGF, 31 rue de Cambrai 75946 PARÍS Cedex 19, o a la dirección electrónica siguiente informatiqueetlibertes.dj@ogf.fr, e incluir copia de un documento de identidad.
    La OGF ha declarado los ficheros descritos anteriormente ante la CNIL y registrada con el n° 1607719.

    Jurado28.05.17

    Entrevista con Cristian Mungiu, presidente del jurado de los cortometrajes y de la Cinéfondation

    Separar las direcciones con comas * *Campos obligatorios

    En conformidad con la ley francesa n° 78-17 del 6 de enero de 1978 modificada relativa a la informática, los archivos y la libertad, los internautas tienen derecho de oposición (art. 38 de la ley), de acceso (art. 39 de la ley), de rectificación y de eliminación (art. 40 de la ley) de los datos que les conciernen. Para ejercer estos derechos, el internauta debe dirigirse a: Dirección jurídica OGF, 31 rue de Cambrai 75946 PARÍS Cedex 19, o a la dirección electrónica siguiente informatiqueetlibertes.dj@ogf.fr, e incluir copia de un documento de identidad.
    La OGF ha declarado los ficheros descritos anteriormente ante la CNIL y registrada con el n° 1607719.

    Al continuar con la navegación en nuestra página web,
    acepta la instalación y el uso de cookies en su ordenador, principalmente con fines promocionales y/o publicitarios, en el marco de nuestra política de protección de su vida privada.