Oficial | Actualización : 21.11.18 . 15:32

Thierry Frémaux rinde homenaje a Pierre Rissient

Pierre Rissient

Pierre Rissient © DR

 

En Sélection officielle, el diario de Cannes que publicó en enero de 2017, Thierry Frémaux habla en detalle y varias veces de Pierre Rissient, quien acaba de fallecer. Con la tristeza de haber perdido a un gran amigo de Cannes, queremos rendirle homenaje dedicando a esta gran figura del mundo cinematográfico la edición 2018 del Festival de Cannes.

Domingo 13 de septiembre

 

“Hola. Tenemos confirmación: Eastwood rodará en otoño”. Pierre Rissient en sus obras, entre inocencia y espionaje. “Ya conoces a Clint, lo hará rápidamente. Y Warner lanzará la peli en junio”, me dijo, y su alegría se sentía incluso por teléfono. Y rápidamente se dio cuenta: no será fácil traer la película a Cannes.

 

Como Jean Douchet, otra figura clave de nuestra mitología cinematográfica, Rissient se inventó un personaje único: crítico, historiador, responsable de prensa, agente de inteligencia, probador de camisetas asiáticas, conversador divertido - en 1982, incluso filmó un largometraje en Manila, Cinq et la peau (Five and the Skin) con un escenario ligeramente inspirado de Pessoa. A lo largo de los últimos cuarenta años y a menudo en total discreción, Pierre ha ejercido influencia en el cine mundial llevándolo cada vez más lejos: hacia universos virtuales, convirtiendo en autores a quienes no parecían dar la talla (como las emblemáticas figuras de la sala Mac-Mahon, así como Eastwood, convertido en director reconocido gracias a Escalofrío en la noche) y descubriendo nuevos horizontes, visitando países lejanos (Filipinas, China, Singapur, Australia, Corea) para explorar sus películas – no es seguro que sin él hubiésemos visto películas con King Hu, de Lino Brocka. ¿Quién si no él habría descubierto el primer cortometraje de una joven neozelandesa llamada Jane Campion? Este incansable explorador que los estadounidenses llaman Mister Everywhere, siempre me hizo pensar en los yudokas pioneros que viajan a Tokio para adorar el origen del mundo y se mezclan con los jóvenes japoneses de la universidad de Tenri o de Meiji.

 

Después de haber dedicado una primera etapa a los cineastas de Hollywood, de tipo viril, tuerto y western, Pierre sintió curiosidad por la modernidad asiática. Descubrió películas que nadie había visto, conoció cineastas que nadie conocía y entregó al viejo Im Kwon-taek los laureles que se merecía. De sus expediciones, trajo fragmentos de películas, tarjetas de presentación y una gran veneración por algunos tesoros locales de los que solo él conocía el nombre. En Manila, solía comprar túnicas de flores que usa incluso en las cenas oficiales de Cannes ante la mirada abrumada de los ingenuos en esmoquin que no saben que este hombre que habla fuerte puede entrar a todas partes. Con su cabeza de monje y su espíritu cáustico, Pierre creó el concepto del monje bromista y divertido. Construyó pacientemente su propia leyenda que comenzó con su trabajo como asistente en el rodaje de À bout de souffle (Al final de la escapada), siendo compañero de Raoul Walsh y Fritz Lang, discutiendo con Losey (a quien llamaba "Loci"). Incluso parece que vivió una noche de amor con Hedy Lamarr. Todo en él es como una Gran historia, incluso cuando susurra poemas de Keats. Su estado de ánimo cambia contantemente, entre alegre y tenebroso, es extremadamente cortés, a pesar de que algunas veces pierde los pocos estribos que tiene y se deja llevar por la ira, que ya no es lo propio de su edad. Pero eso hace reír a sus amigos, incluido Bertrand, que lo cubre de afecto desde hace 50 años. Porque la curiosidad de Pierre nunca disminuye y lo lleva a estar siempre disponible para dar consejos, leer un guión, lanzar a un joven director, apreciar una copia restaurada. También puede ser extremadamente crítico y llamar la atención de un cineasta. Cuando se alejó de Wong Karwai, lo llamaba Wrong Kar-wai (se reconciliaron cuando le pareció que sus películas habían mejorado). Y en la lista negra de McCarthy, le siguen indignando los soplones.

 

Pierre es diabético desde hace años y antes de comer siempre se da un golpe en el estómago. Hay que decir que al principio, sorprende un poco. Aunque hoy en día el barco permanece más tiempo anclado que antes, Pierre todavía sueña con viajar y encarna la idea de un cine que abrió las puertas del mundo a toda una generación.

 

Fragmento de Sélection officielle de Thierry Frémaux (Grasset, 2017)

Compartir el artículo
Oficial En salas el 06.05.18

Thierry Frémaux rinde homenaje a Pierre Rissient

 

En Sélection officielle, el diario de Cannes que publicó en enero de 2017, Thierry Frémaux habla en detalle y varias veces de Pierre Rissient, quien acaba de fallecer. Con la tristeza de haber perdido a un gran amigo de Cannes, queremos rendirle homenaje dedicando a esta gran figura del mundo cinematográfico la edición 2018 del Festival de Cannes.

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
Oficial06.05.18

Thierry Frémaux rinde homenaje a Pierre Rissient

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
.

.

.

12 : 06 : 34 : 57
del 14 al 25 de mayo, siga la 72a edición

en la web dedicada al evento del Festival de Cannes

Al navegar por nuestra página web,
se sobreentiende que acepta la instalación y el uso de cookies en su ordenador, principalmente con fines promocionales o publicitarios, en el marco de nuestra política de protección de su vida privada.