Memoria del Festival Actualización : 08.12.17 . 10:55

Las músicas de películas que marcaron la Croisette

Pulp Fiction, Quentin Tarantino

Pulp Fiction, Quentin Tarantino © RR

Películas que expresan y notas que desfilan, otra forma de contar el Festival de Cannes. Desde hace 70 años, el corazón de la Croisette late al ritmo de las músicas de las películas seleccionadas. De 1946 a 2016, la historia del certamen se ha escrito también sobre las líneas de partituras que han permanecido en la memoria colectiva. Echamos la vista atrás para recordar las más memorables.

El himno del Festival

Si el Festival se presenta desde 1987 al ritmo del Acuario de Camille Saint-Saëns, convertido en himno internacional de la celebración del cine, no es precisamente por casualidad. Al componer una suite para pequeña orquesta Opus 128 para cuerdas, piano y armonio para la película L’Assassinat du Duc de Guise de André Calmettes en 1908, el célebre compositor francés escribió la primera banda sonora original de la historia del cine. Para ocultar el ruido del proyector, los músicos acompañaban el espectáculo cinematográfico desde sus inicios pero el trabajo de Saint-Saëns representa sin duda la primera partitura concebida específicamente para un guion.

Gilles Jacob, entonces delegado artístico del Festival, topó con esta melodía en Days of heaven (Días del cielo), de Terence Malick, a través de la banda sonora original de Ennio Morricone y decidió convertirla en la banda sonora de entrada de cada proyección del certamen:

«Saint-Saëns, a través de Morricone, hizo al Festival el regalo más hermoso del mundo: sumir a cada espectador antes de cada proyección en un estado de bienestar y receptividad que le invade de euforia antes del inicio de la película presentada. A partir de ahí, ya es el turno de cada uno...».

El Festival, a través de la referencia a su célebre «Carvanal de los animales», escrito en 1886, rinde un perpetuo homenaje a Saint-Saëns, uno de los primeros artistas que comprendió la importancia dramatúrgica de una composición dedicada a la pantalla.  

 

Créditos de inicio del Festival de Cannes

Las comedias musicales

En los años 50, se abrió el baile en la Croisette con algunas de las comedias musicales más famosas de Hollywood. Con ellas, los estudios lanzaron un tipo de cine en el que es la música la que dicta la intriga. Entre estas películas, se encuentran algunos clásicos como Ziegfeld Follies (1947) y An American in Paris (Un americano en París) de Vincente Minelli o incluso Funny Face (Una cara con ángel, 1957), de Stanley Donen.  

A continuación llegará la era de las comedias musicales fuera de lo común que se divierten rompiendo los códigos del género. Reseñemos las más notables:

En 1960, Das Spukschloß im Spessart (Llegan los fantasmas), de Kurt Hoffman, comedia de terror en trece canciones. se presentó en Cannes y fue calificada de «Grusical», contracción alemana de «Gruseln», es decir, «escalofríos», y de « musical ».

Das Spukschloß im Spessart (Llegan los fantasmas), de Kurt Hoffman

En 1964, el Festival consagró con su Palme d’or una experiencia cinematográfica inédita que permitió a Catherine Deneuve darse a conocer ante los ojos de todo el mundo. Les parapluies de Cherbourg (Los paraguas de Cherburgo) es la primera película de Jacques Demy totalmente cantada, basada en una partitura de Michel Legrand.

Les parapluies de Cherbourg (Los paraguas de Cherburgo), de Jacques Demy

En 2000, se concedió otra Palme d’or musical, la de Lars Von Trier por Dancer in the dark (Bailar en la oscuridad), que rinde homenaje a las comedias de Hollywood dando la vuelta al género y convirtiéndolo en drama gracias a la inolvidable interpretación de la cantante Björk.

Dancer in the Dark (Bailar en la oscuridad), de Lars Von Trier

En 2001, fue el turno del australiano Baz Luhrmann de encandilar a la Croisette con su Moulin Rouge. Tras su notable Romeo y Julieta de William Shakespeare, el director prolongó la experiencia de mezclar clasicismo y cultura pop para revisitar el mito de Orfeo, La dama de las camelias de Dumas hijo y el París de Toulouse Lautrec, tan pronto apropiándose del repertorio moderno de David Bowie, Elton John o Police como recurriendo a extractos originales como Lady Marmelade.

Moulin Rouge, de Baz Luhrmann

Las bandas sonoras originales

Pero las películas musicales no tienen la exclusiva de los temas musicales que han permanecido anclados en la memoria colectiva. Así, en el transcurso de los años, numerosas músicas de películas se han convertido en objeto de culto tras su paso por la Croisette. Si nos ceñimos a las Palmes d’or,  estas son algunas bandas sonoras originales emblemáticas.
En 1960, la Palme d’or concedida a La Dolce Vita selló el triunfo de la legendaria colaboración de Federico Fellini con Nino Rota.

La Dolce Vita, de Federico Fellini

En 1974, Scorsese recurrió a Bernard Hermann, compositor histórico de algunas películas de Hitchcock, para componer la banda sonora original de su Taxi Driver. Ambiente inquietante y asfixiante en torno a un saxofón:

Taxi Driver, de Martin Scorsese

En 1993, la cautivadora composición de Michael Nyman para The Piano (El piano) de Jane Campion contribuyó a la coronación de la película y de su directora, que sigue siendo a día de hoy la única mujer que ha recibido la Palme d’or.

The Piano (El piano) de Jane Campion

Otro ejemplo es Goran Bregovic, que colaboró por segunda vez con el director Emir Kusturica tras El tiempo de los gitanos en 1989, con la composición de la exuberante banda sonora original de Underground, Palme d’or en 1995.

Underground, de Emir Kusturica

Por supuesto, la lista está lejos de ser exhaustiva pero lo que demuestra el éxito de las bandas sonoras originales década tras década es también la importancia del tándem formado por el director y el compositor en el séptimo arte.

Con la llegada de estas músicas aparece el reconocimiento de sus autores, nombres convertidos en célebres a los que el Festival ha rendido homenaje en varias ocasiones, en especial a partir de 2003 gracias a las clases magistrales de música, que han permitido al público, por ejemplo, escuchar a Nicola Piovani, Lalo Schifrin, Patrick Doyle, Alexandre Desplat o incluso Howard Shore hablar de su arte.


Los hits de la Croisette

Y luego están los hits, aquellos temas que desde las primeras ediciones han permitido a los asistentes al Festival sentir emociones musicales menos esperadas y que todavía resuenan hoy en día en los oídos de los cinéfilos...
Carol Reed, que entonces se encontraba en Viena buscando localizaciones para The Third Man (El tercer hombre), se topó con un músico en un bar y le pidió que compusiera la banda sonora original de su película… La cítara de Anton Karas que abre magistralmente esta obra maestra de Carol Reed se convirtió en legendaria y la película fue galardonada con el Grand Prix del Festival de 1949.

The Third Man (El tercer hombre), de Carol Reed

Diez años más tarde, fue la canción de Orfeu negro (Orfeo negro), la adaptación del mito de Orfeo en el corazón del carnaval de Río de Janeiro dirigida por Marcel Carné, la que invitó a la bossa nova a asomarse a orillas del Mediterráneo:

Redactado por Camille Périssé

Compartir el artículo
Memoria del Festival En salas el 22.05.17

Las músicas de películas que marcaron la Croisette

Películas que expresan y notas que desfilan, otra forma de contar el Festival de Cannes. Desde hace 70 años, el corazón de la Croisette late al ritmo de las músicas de las películas seleccionadas. De 1946 a 2016, la historia del certamen se ha escrito también sobre las líneas de partituras que han permanecido en la memoria colectiva. Echamos la vista atrás para recordar las más memorables.

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
Memoria del Festival22.05.17

Las músicas de películas que marcaron la Croisette

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
.

.

.

12 : 06 : 34 : 57
¡Visite la web dedicada al evento

para revivir la 70ª edición!

Al navegar por nuestra página web,
se sobreentiende que acepta la instalación y el uso de cookies en su ordenador, principalmente con fines promocionales o publicitarios, en el marco de nuestra política de protección de su vida privada.