Jurado | Actualización : 09.07.19 . 16:13

Encuentro con Andrey Zvyagintsev, miembro del jurado de los largometrajes

Andrey Zvyagintsev - Miembro del jurado de los largometrajes

Andrey Zvyagintsev - Miembro del jurado de los largometrajes © François Silvestre De Sacy /FDC

Ganador del León de Oro en Venecia en 2003 por El regreso, primer largometraje realizado tras cursar estudios de teatro, Andrey Zvyagintsev ha logrado imponerse como el nuevo líder del cine ruso. Si bien inicialmente fue comparado con Tarkovski, rápidamente se alejó de este agobiador legado con cuatro películas: Izgnanie (The Banishment, 2007), Elena (2011), Leviathan (2014) y Nelyubov (Loveless, 2017), todas ellas recompensadas en Cannes. El director nos habla de su carrera y de la industria cinematográfica rusa.

¿Cuál fue la película que le marcó cuando era un joven cinéfilo?

La aventura (1960), de Michelangelo Antonioni. La descubrí en la gran pantalla de la escuela de cine de Moscú, en 1988. Tenía 25 años y cursaba el segundo año de teatro. Un amigo que era operador me dejó entrar a la sala por una puerta oculta. Así fue también como descubrí El proceso de Orson Welles y Psicosis, de Alfred Hitchcock. Desconocía totalmente a Antonioni cuando descubrí esta película y me hechizó de principio a fin. Ya había tenido la oportunidad de descubrir la obra de autores en la misma línea de Antonioni como Bergman o Tarkovski, pero La aventura fue realmente el primer choque que me brindó el cine.
 

¿Cuál fue su motivación para convertirse en director?

Una vez que terminé mis estudios de teatro sentí una especie de rechazo por las tablas, me invadió una verdadera repulsión por el teatro. Mientras más películas descubría, más me enamoraba del cine. Y me dije que lo mío era el séptimo arte. Recuerdo que en una proyección, tan pronto se abrió la cortina, me imaginé que era el director y me dije que esa podía ser mi película. Fue una época en la que viví una transformación personal.

 

Entre La aventura y sus primeros pasos transcurrieron doce años, ¿por qué?

Debemos considerar el contexto de la época. Fue después de la Perestroika y todo era sumamente difícil, sobre todo ser director de cine sin haber cursado estudios de cine. Desde un punto de vista técnico, todavía se filmaba en 35 mm. ¡Actualmente es posible hacer una película con un smartphone! Cuando comencé, era necesario esperar varios años antes de poder siquiera tocar una cámara. La oportunidad llegó finalmente en 2000, con una serie llamada La Chambre Noire. Fue entonces cuando mi destinó se transformó.

 

¿Fue difícil realizar El regreso, su primer largometraje?

No tuve que superar ningún obstáculo para realizar esa película. Conocí al productor, Dmitriy Lesnevskiy, y dirigí tres episodios de la serie de 25 minutos cada uno. Fue él quien me echó una mano. Tras ver el resultado, me propuso realizar un largometraje juntos. Nos tardamos un poco en encontrar el guion, teníamos un presupuesto muy limitado, pero logramos hacer la película que queríamos. En esa época no era muy difícil hacer películas. Por otro lado, distribuirlas era mucho más difícil. El país apenas comenzaba a recuperarse del colapso que había sufrido, las instituciones se encontraban en ruinas. Globalmente, no había muchos distribuidores de películas, en especial de películas rusas.

Andrey Zvyagintsev - Miembro del jurado de los largometrajes

Andrey Zvyagintsev - Miembro del jurado de los largometrajes © Alberto Pizzoli/AFP

Un realizador es como un árbol cuyas raíces absorben los minerales que necesitan.

Los míos son Tarkovski, Antonioni, Bergman o Bresson. No necesariamente busqué alejarme de este legado con Elena, Leviathan o Loveless, que dirigí después. Elegí otros caminos porque con el transcurso del tiempo vamos envejeciendo y cambiando... todo se dio de manera muy natural.

 

¿Lo más importante para un autor es encontrar su propio lenguaje?

Es indispensable no tratar de emular a los autores que nos han influenciado, para así lograr un cine lleno de vida en vez de un simple calco. Aunque todos seamos una influencia para todos, al igual que los pintores y los escritores.

 

¿Ha desarrollado un método de trabajo particular?

En general la idea surge de una historia que me han contado, de un artículo que leí en el diario, o como en el caso de Leviathan, de un fenómeno social. Luego desarrollo la idea en unas cuantas páginas que después entrego a mi guionista, Oleg Neguine. Es entonces cuando el proyecto de guion cobra forma. Globalmente, consagro siempre un año a la preparación de cada película. Los lugares que visitamos en busca de localizaciones también pueden ser una influencia, afectan la forma en la que luego construiré la historia de la película.

 

¿Qué ha cambiado en la industria cinematográfica rusa desde que usted comenzó?

Desde hace 15 o 20 años nuestro cine se ha volcado hacia el Entretenimiento. El aspecto comercial ha cobrado una verdadera importancia. Actualmente, los productores desean incluso más que antes recuperar su inversión. Antes, en Rusia existía el culto al arte. Pero ahora el cine se enfoca más que todo en los resultados de taquilla. Así que ahora es más difícil todavía para un autor joven destacar una problemática un poco compleja que podría llevar a la gente a reflexionar en vez de divertirse. Actualmente, para hacer una película de autor en Rusia es indispensable contar con el apoyo de la persona adecuada.

 

¿Es difícil actualmente para un joven cineasta abrirse camino en Rusia?

En la época de la Unión Soviética la presión ideológica era muy fuerte. Solo se podía hacer cine con la aprobación del Estado. Actualmente, la presión es de orden financiero. Con la caída del Muro de Berlín y el rechazo del socialismo tal como existía, el dinero se ha convertido en lo más importante. No sé si era más fácil combatir la presión ideológica de antes o resistir a la presión financiera de la actualidad.

Encuentro16.05.2018 . 10:05

Andrey ZVYAGINTSEV, miembro del jurado de los largometrajes

Redactado por Benoit Pavan (Remerciements à Joël Chapron)

Compartir el artículo

En profundidad

El mismo día

Jurado En salas el 16.05.18

Encuentro con Andrey Zvyagintsev, miembro del jurado de los largometrajes

Ganador del León de Oro en Venecia en 2003 por El regreso, primer largometraje realizado tras cursar estudios de teatro, Andrey Zvyagintsev ha logrado imponerse como el nuevo líder del cine ruso. Si bien inicialmente fue comparado con Tarkovski, rápidamente se alejó de este agobiador legado con cuatro películas: Izgnanie (The Banishment, 2007), Elena (2011), Leviathan (2014) y Nelyubov (Loveless, 2017), todas ellas recompensadas en Cannes. El director nos habla de su carrera y de la industria cinematográfica rusa.

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
Jurado16.05.18

Encuentro con Andrey Zvyagintsev, miembro del jurado de los largometrajes

Separar las direcciones con comas * Campos obligatorios
.

.

.

12 : 06 : 34 : 57
del 14 al 25 de mayo, siga la 72a edición

en la web dedicada al evento del Festival de Cannes

Al navegar por nuestra página web,
se sobreentiende que acepta la instalación y el uso de cookies en su ordenador, principalmente con fines promocionales o publicitarios, en el marco de nuestra política de protección de su vida privada.